domingo, 19 de junio de 2011

Rafael Riqueni (II): La Suite Sevilla


Encontré tres movimientos de la Suite Sevilla en youtube. Como se dijo en la anterior entrada, esta obra supone un acercamiento del flamenco a la música clásica. Está dividida en cuadernos, como la Suite Iberia de Albéniz y recupera el estilo Nacionalista Español, poseedor de ese color flamenco tan característico de muchas de las composiciones de Albéniz, Falla o Turina. Estos tres movimientos que mencioné al comienzo son: Flamencos de la Feria (Bulerías), Feria (Sevillanas) y Puerto de Triana (Colombianas). En esta ocasión están interpretados por los guitarristas Miguel Rivera y René Mora, con el cante de David Vázquez en Feria. Adjunto también comentarios relativos a los tres movimientos escritos por el propio Rafael Riqueni, que pretenden explicar el contexto sobre el cual están compuestos. Que los disfruten.

Otra cosa más; recomiendo para el que le guste la guitarra que consiga el disco de la Suite Sevilla grabada por Rafael Riqueni y José Mª Gallardo. Para mi, es uno de los mejores discos de guitarra que existen. Es difícil de conseguir porque está descatalogado, pero internet es grande ¿no? Un abrazo a todos.

  • Flamencos de la Feria (Bulerías).
"Desde la lejanía y el anhelo se me hacía más hermosa a los ojos de la mente, Sevilla, es una ciudad colorista, de las que se enmarcarían dentro del movimiento llamado Nacionalismo Musical. La estructura de la obra es la misma que la Suite Iberia de Albéniz: cuatro cuadernos de tres piezas cada uno."

Rafael Riqueni.



  • Feria (Sevillanas).
"El primer cuaderno, El Real, está dedicado a la Feria. Ya que esta Suite es una obra descriptiva, describe, valga la redundancia, todo el ambiente y la algarabía de la Feria; primero con unas sevillanas extraídas de un cante de Concha Piquer donde se imita a la orquestina."

Rafael Riqueni.



  • Puerto de Triana (Colombianas).
 " La Suite Sevilla está pensada para plasmar en música una serie de sensaciones: recuerdos desde la infancia a la juventud, aromas, tradiciones y añoranzas. Precisamente desde la añoranza y la nostalgia fue compuesta, ya que fue en Madrid donde se creó. En Puerto de Triana, el caminante retorna a su barrio y se encuentra con el río de sus sueños y las calles que lo devuelven a su niñez..."

Rafael Riqueni.



    miércoles, 2 de febrero de 2011

    La Isla de las Flores (Ilha das Flores)


     El otro día, un amigo me pasó un enlace  a un vídeo que me hizo pensar en la naturaleza despreciable y cruel del ser humano. Llevo algún tiempo sin publicar ninguna entrada en el blog, y me apetece volver y empezar el año con una entrada que sirva para decir algo más relevante y tangible que lo que representa para mi un tema, un estilo de música o el hecho de compartir algunos poemas o algunas divagaciones de carácter más personal, más abstracto y que puedan representar nada verdaderamente importante para nadie más que para mi mismo. No quiero decir con esto que el blog vaya a ser muy diferente a partir de ahora, sino que creo que la primera entrada de 2011 bien puede merecer un tema distinto y por ser la primera del año debería tratar sobre algo que nos afecte a todos. Desde aquí quiero (como siempre) humildemente invitarles a la reflexión. No pretendo ser la conciencia de nadie, porque yo me equivoco como todo el mundo (con bastante frecuencia, además) y hago cosas buenas y malas. Sólo quiero compartir ese video con ustedes y espero que, si no les gusta, al menos consiga hacerles pensar.

    El vídeo es un pequeño corto-documental brasileño de 1989 titulado "La Isla de las Flores" (en portugués: Ilha das Flores) escrito y dirigido por el cineasta Jorge Furtado. Dicho documental narra el camino de un tomate del huerto al vertedero con ayuda de una monótona "voz en off" y una coleción de imágenes grotescas. Siendo a la vez muy humorístico, transmite un mensaje sobre cómo los seres humanos se tratan entre sí como a como si de cosas cualesquiera se tratara. El propio director declaró que fue inspirado por lor trabajos de Kurt Vonnegut (escritor) y Alain Resnais (cineasta), entre otros, y denuncia la situación que estaba ocurriendo en Ilha das Flores, un vertedero de Porto Alegre, Brasil (de ahí el nombre del filme).



    Después de ver el vídeo podemos ver que las personas somos capaces de tratarnos entre nosotros peor que a cerdos. Y esto no es nuevo, lo sé, pero a mi me afecta. Es curioso, mucho de lo que al principio se consideró "basura" aún se podía aprovechar para alimentar a los cerdos, mientras que vemos que a la gente que se amontonaba en el cercado se le daba lo que no servía para éstos. Y la cuestión es, si no sirve para los cerdos (cuando el cerdo puede comer cualquier cosa, por desagradable que nos parezca) ¿quién puede comerse eso? ¿Cómo puede haber alguien tan hijo de puta (con perdón por la expresión) que es capaz de favorecer a unos cerdos antes que a personas que están en la más absoluta miseria y que de otra manera no hubieran tenido que buscarse el sustento de entre la basura? ¿Cómo puede ofrecerse a alguien un montón de comida podrida aprovechándote de lo desesperado de su situación y de que sabes que por eso la va a aceptar sin queja alguna? Y después de hacerlo, ¿cómo ese señor (por llamarlo de alguna forma)  puede tener la conciencia tranquila?

    Debo decir, además, que vivimos en una sociedad insensible donde se está llevando el materialismo y el consumismo a extremos a veces enfermizos. Compramos por comprar y tiramos cosas a la basura sin ningún miramiento. Sé, por ejemplo, que en una conocidísima cadena de supermercados francesa que tiene supermercados repartidos por todo el territorio español, conocida por todos y de cuyo nombre no quiero acordarme, se procesa en trituradoras industriales de residuos comida en perfecto estado (que aún se podria aprovechar) porque ha rebasado la fecha de caducidad. Otros supermercados lo que hacen es tirar la comida caducada a la basura. y mucha gente acude a los cubos de basura a rescatar lo que se pueda.

    Acciones horribles cuando hay tanta hambre y miseria a la vuelta de la esquina. No hace falta ir muy lejos para ver pobreza, enfermedad y necesidad; siempre habrá de todo eso más cerca de lo que se cree. Y cuánto podría hacer toda esa comida por acabar con parte de todo esto...

    La comida no está "mala" porque haya pasado en un par de días la fecha de caducidad. Todos sabemos (o eso creo, y espero no pasarme de ingenuo) que la fecha de caducidad es orientativa. Sería algo asombroso, mágico, horrible y hasta gracioso, en según qué contexto, ver como un yogur, por ejemplo, que hoy a las siete de la mañana está bien, apetecible y en perfecto estado y que caduca mañana, a las 2 de la madrugada, de repente se convierte en una masa peluda de color verde y con una peste que tira para atrás. Nos han metido en el cuerpo el miedo por la "comida caducada" y nos han inculcado como un dogma la idea que describí anteriormente: "¡la comida pasada de fecha es mala! ¡Cuidado! ¡No se te ocurrra comerte eso, insensato!". Hay quien es capaz de mirarte como si estuvieras diciendo una blasfemia si le dices que te puedes comer un yogur aunque hayan pasado cinco días después de la fecha de caducidad. Hay alimentos que pueden durar un par de días más, semanas, e incluso meses, depende, ya que hay alimentos más perecederos que otros (no me arriesgo a asegurar que puedan durar años, por si acaso alguien guarda una lata de berberechos reserva de 2005, se la come y le da una gastroenteritis de caballo y se acuerda de mis muertos más frescos si supera la experiencia). Si yo les contara; la leche puede aguantar más de dos meses en buen estado despues de la fecha de caducidad. Que conste que esto que digo lo he experimentado yo mismo y no me pasó nada (ni desarrollé una horrenda mutación, ni me salió ningún sarpullido o brote infeccioso y ni tan siquiera se me descompuso un poco el estómago).

    Por todo ello, quisiera pedirles que sean conscientes de lo que hacen y se lo piensen dos veces antes de tirar un alimento a la basura (o cualquier cosa utilizable dentro de unas circustancias determinadas; no estoy hablando de convertirnos en unos Diógenes) y piensen si de verdad le corresponde estar en ese lugar o si podría permanecer un poco más en la nevera.

    Piensen también en lo hipócrita de nuestra postura cuando muchos vamos por ahí diciendo "el dinero no es lo más importante" y sin embargo estamos obsesionados con gastar y gastar pensando que únicamente tiene valor lo que nos sale bien caro. Por un lado estamos relegando el dinero a un segundo plano y por el otro le rendimos tributo, culto, homenaje... No sé. Piénsenlo ahora que hemos dejado hace apenas un mes la Navidad y ahora que se acerca San Valentín... Aunque ése es otro tema para ser discutido en otra ocasión. Tal vez hable lo retome en un  par de semanas.

    Si se han quedado con ganas de más, adjunto el enlace a otro documental de la cadena "Cuatro" que viene a colación con todo lo escrito: http://documentales.tv-on.es/sociedad-politica/callejeros-comida-basura/

    domingo, 28 de noviembre de 2010

    En el muro del Malecón


     

    Para Raúl Rivero,
    en su casa de La Habana...


    Si me obligan, me robaré La Habana.
    La romperé, verás, con un martillo.
    Traeré de contrabando, en el bolsillo,
    la noche, nuestro mar y tu ventana.
    Si me obligan, me robaré el pasado.
    Me llevaré mi calle y sus portales,
    tu juventud, un verso, las postales
    de esa islita que el odio me ha negado.
    Si me obligan, me robaré La Habana
    piedra por piedra, amor, pena por pena.
    Mi vida rompo, guardo los pedazos.
    Escapo antes que sea de mañana.
    Me verás dando tumbos por la arena
    como quien lleva a su mujer en brazos.


    Eliseo Alberto Diego.

    miércoles, 24 de noviembre de 2010

    Samba e Amor (Chico Buarque)


    Uno de mis temas favoritos de bossa-nova, del gran Chico Buarque. Esta versión de Fernanda Abreu me encanta. Está llena de saudade, de sentimiento y de belleza. Además, este tema muchas veces nos identifica a los guitarristas, a mi parecer, porque habla del vínculo entre nosotros y la guitarra, en momentos en los que sólo nos tenemos el uno al otro. Momentos a veces difíciles en los que la guitarra nos canta, nos abraza y nos mece entre sus notas para ahuyentar la tristeza o el sentimiento de soledad. Y de las lágrimas compartidas, surgen joyas como ésta. Cuelgo también la letra en portugués y en castellano (mi traducción casera, espero que no tenga muchos errores). Disfrútenla.



    •  Portugués:
    Eu faço samba e amor até mais tarde
    E tenho muito sono de manhã
    Escuto a correria da cidade que arde
    E apressa o dia de amanhã
    De madrugada a gente 'inda se ama
    E a fábrica começa a buzinar
    O trânsito contorna, a nossa cama reclama
    Do nosso eterno espreguiçar
    No colo da bem vinda companheira
    No corpo do bendito violão
    Eu faço samba e amor a noite inteira
    Não tenho a quem prestar satisfação
    Eu faço samba e amor até mais tarde
    E tenho muito mais o que fazer
    Escuto a correria da cidade. Que alarde!
    Será que é tão difícil amanhecer?
    Não sei se preguiçoso ou se covarde
    Debaixo do meu cobertor de lã
    Eu faço samba e amor até mais tarde
    E tenho muito sono de manhã.

    • Castellano:

    Yo hago samba y amor hasta muy tarde
    Y tengo mucho sueño por la mañana
    Escucho el movimiento de la ciudad que arde
    Y se apresura el día de mañana
    De madrugada la gente todavía se ama
    Y la fábrica comienza a bocinar
    El tránsito retorna, nuestra cama reclama
    Nuestro eterno desperezar
    En el regazo de mi bienvenida compañera
    En el cuerpo de mi bendita guitarra.

    Yo hago samba y amor la noche entera
    No tengo a quién prestar satisfacción.

    Yo hago samba y amor hasta muy tarde
    Y tengo mucho más que hacer
    Escucho el movimiento de la ciudad. ¡Qué alarde!
    ¿Será que es tan difícil amanecer?
    No sé si perezoso o si cobarde
    Debajo de mi manta de lana.

    Yo hago samba y amor hasta muy tarde
    Y tengo mucho sueño por la mañana.

    domingo, 5 de septiembre de 2010

    Marcus Tardelli- Mingus Samba


    Hoy, samba brasileña, de la mano de uno de los muchos grandes guitarristas brasileños actuales, Marcus Tardelli.